Historia de Bidú Cola

Bidú Cola nació en Argentina el 2 de Noviembre de 1942 por los hermanos Monti en Luján (Genesio y Abramo), provincia de Buenos Aires. Ambos italianos (Lombardía)e inmigrantes que trataban de tener un futuro mejor en nuestro país invirtiendo para crear esta fábrica llamada Unión Italiana Hermanos Monti.
La fábrica empezó con cerveza, licores, sodas, amaretto y fernet.

En el año 1898 llegan a un acuerdo con la fábrica de cervezas Quilmes para hacer su distribución, actividad que llegarían a sostener en el tiempo. También distribuyeron Soda Monti, Indian Tonic Club, y la famosísima Crush.

Luego de que Abramo regresara de Italia, e inspirados por el éxito rotundo de Coca Cola inventaron su propia receta a base de hierbas, azúcar y otros ingredientes naturales disueltos en agua carbonatada envasada a baja temperatura a la cual nombraron Bidú.

Bidú marcó un antes y un después en la era comercial de Argentina, ya que invirtió mucho esfuerzo en publicidad gráfica, televisiva y radial. Aparecía en  «Bidú, todo o nada» con Ivan Casadó que era un programa radial de preguntas y respuestas con mucha llegada a todo el país. También tuvo la participación del humorista Landrú (Juan Carlos Colombres) en algunas revistas como Tía Vicenta.

Bidú logró mercado internacional en Venezuela, Ecuador y Perú, donde lanzaron un comercial televisivo titulado «la morena rebelde» dándole el slogan eterno a la marca.
El comercial fue realizado por APAP (Asociación Peruana de Agenicas Publicitarias), con un jingle, una joven morena a caballo por la ciudad y con frases que invitaron a ser rebelde.

Bidú fue desapareciendo del mercado hasta que en 1974 se dejó de fabricar por completo. Hoy en día Bebidas Mass relanza la marca Bidú manteniendo gran parte de su identidad y de su sabor. Bebidas Mass tiene como meta llegar a todos los argentinos y renovar las esperanzas en estos tiempos tan difíciles, recordándoles que este país y a pesar de muchas crisis que nos tocan vivir aún podemos soñar con ser grandes, aún el éxito está por venir.

Bidú Cola fue más que una gaseosa, fue un símbolo de rebeldía, de coraje y valores. Inspiró a muchos otros a crecer y a realizarse. Fue la primera, la pionera, la que rompió todos los moldes comerciales y publicitarios y la que estuvo en medio de charlas entre nuestros abuelos y nuestros antepasados. Miles de cosas de este país se decidieron tomando una Bidú en la plaza, o en algún bar. Concectarnos con nuestro pasado nos ayuda a entender nuestro presente y a tomar decisiones sobre nuestro futuro. Bidú es un pasado compartido, un recuerdo colectivo, una razón más para invitarnos a no bajar los brazos.